Surf en la Reserva Natural de Famara en Lanzarote con Calima Surf

By
estela's picture
estela
03 · 25 · 2015

Lanzarote tiene una de las playas con merecidísima fama para el surf, que además de ser la playa más larga de la isla de Lanzarote, es famosa por sus atardeceres en los que se disfutan unos candilazos (ese momento en que el Sol está a punto de desaparecer de la vista y se torno de un rojo intenso que inunda toda la luz) famosos en todo el mundo.

La playa de Famara es además parte de la reserva natural de Famara, lo que la sitúa en un entorno natural único. Se trata de un lugar paradisíaco y perfecto para el desarrollo de actividades al aire libre, con las mejores condiciones meteorológicas de toda Europa (entre 20º y 25ºC en pleno invierno).

Precisamente a 100 metros de la playa encontramos el surfcamp CALIMA SURF, un alojamiento para surfers que cuenta con escuelas de surf desde 1996, y por la que pasan unos 1500 surfers anuales. En la playa de Famara llevan a cabo, además de cursos de surf, también actividades de buceo, kite-surf, SUP, yoga y también senderismo y visitas a la reserva natural de Famara.

El surfcamp cuenta con una zona de barbacoa para poder relajarse después de pillar unas olas y tienen ofertas desde 24€/noche por persona.

Toda la experiencia que proponen los chicos de CALIMA SURF nos ha parecido alucinante y os recomendamos probar las olas de Famara, el viaje hasta Lanzarote merece la pena.

Si no conocéis la isla de Lanzarote, os podemos decir que es la isla situada más al norte del archipiélago canario en el Océano Atlántico y a tan solo 140 kms de la costa africana.

De origen volcánico y paisaje lunar, Lanzarote ofrece al visitante una experiencia única. Volcanes, jameos, cuevas, jables, malpaís, playas de arena blanca, playas de arena negra, aguas cristalinas y por supuesto OLAS y más OLAS !!!

Declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1993 la isla de Lanzarote es reconocida por su compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad que hacen de la isla un lugar que se mantiene alejado del boom urbanístico sufrido por otras islas, como es el caso de Gran Canaria y Tenerife, habiendo logrado un admirable equilibrio entre desarrollo turístico y la conservación del medio ambiente.

En pocas palabras: Spots de surf, windsurf y kite de clase mundial, 1 Parque Nacional (Timanfaya), más de 150 volcanes para visitar, 1 reserva marina (La Graciosa), 100 spots de buceo, 2 campos de Golf de 18 hoyos, decenas de rutas en bici y a pie perfectamente acondicionadas y señalizadas, posibilidad de pesca de altura y submarina, avistamiento de cetáceos, vuelos en ala delta y parapente, excursiones en catamarán, travesías en canoa, alquiler de veleros, snorkel, espeleología, una gastronomía única (sancocho, gofio, bienmesabe, papas arrugadas con mojo picón...), una veintena de bodegas con vinos con denominación de origen, eventos deportivos reconocidos internacionalmente (IronMan, Wine Run…), La graciosa, Fuerteventura a 15 minutos, los islotes de Alegranza y Lobos a un paso, más de 300 días de sol al año.

 

Share