Cómo viajar con tu tabla de surf

Por
Imagen de Irene Callejas
Irene Callejas
01 · 21 · 2020

Los surfistas somos viajeros por naturaleza. Pasamos todo el año buscando buenas olas en cada rincón del mundo. Si vas a hacer un viaje de surf como dios manda, querrás llevar a tu querida tabla contigo. Queremos asegurarnos de que tu tabla de surf viaja segura y cómoda, así que aquí están nuestros consejos para protegerla mientras vuelas.

Primero, dejemos esto claro:

1. ¿Es seguro llevar mi tabla en un avión?

El surf está ganando popularidad, por lo que la mayoría de las aerolíneas hoy en día sabrán cómo tratar correctamente las tablas de surf. Sin embargo, siempre puede pasar algo inesperado, así que asegúrate de seguir nuestras recomendaciones. No hay nada peor que mirar tu lugar de surf y encontrarla rota o dañada, pero todo lo que necesitas es un poco de protección y no tendrás nada que temer.

2. ¿Puedo llevarlo en cualquier avión?

Comprueba la política. Las tarifas van de 0 a doscientos dólares, y algunas aerolíneas simplemente no permiten llevar tablas de surf. Antes de comprar los billetes de avión, consulta la lista de aerolíneas que permiten volar con tablas de surf y sus tarifas correspondientes para este año. Asegúrate de comprobar dos veces las tarifas de peso para las fechas en las que viajarás antes de comprar.

3. ¿Necesitaré una funda rígida o pesada?

Una bolsa de viaje especial de buena calidad debería bastar y cuando hayas puesto suficiente protección. Algunas personas llegan incluso usan fundas especiales con ruedas, pero esto solo es realmente necesario si llevas más tablas de surf contigo. Además, recuerda que las bolsas más pesadas generalmente se traducen en tarifas más elevadas.

4. ¿Un calcetín es suficiente para proteger mi tabla de surf?

Esta es la protección más ligera que puedes comprar, y puede ser un buen punto de partida si quieres mantener tu tabla de surf a salvo. Además, mantendrá lejos la cera, la arena y el agua del resto de tus pertenencias, pero ten en cuenta que un calcetín está muy lejos de ser suficiente para proteger completamente tu tabla. Si vas a usar uno, asegúrate de conocer la forma de la nariz de tu tabla y el calcetín.

 

Todo lo que necesitas es un poco de tiempo y algunos materiales. Estos tres pasos te ahorrarán muchas preocupaciones y garantizan viajes y viajes con tus tablas de surf.

1. Saca las aletas

 (Y no te olvides de ellas) y asegúrate de que las leash estén en un compartimento diferente de tu bolsa, ya que pueden doblarse y dejar una marca fea en la tabla.

2. Elige tu material de protección.

 No hay un método universal para envolverla, pero algunos materiales son los favoritos entre de los surfistas experimentados:

-Churros de piscina o aisladores de espuma: se colocan sobre los bordes de la tabla (tendrás que cortarlos y abrirlos por el medio para esto). Después de haber cubierto los bordes con ellos, puedes usar cinta adhesiva para asegurarte de que todo se queda en su sitio. Asegúrate de que la cinta que elijas no deje ningún residuo en tu tabla de surf (prueba con cinta en papel o cinta de pintor).

-Papel de burbujas: debe cubrir la parte inferior y superior de su tabla. Si tienes suficiente para cubrir los bordes, la tabla estará aún más protegida.

-Toallas y ropa: utilizar toallas, trajes de neopreno y ropa para que tu tabla una mayor amortiguación en caso de golpes.

- Separadores: si llevas dos tablas de surf, no olvides colocar un separador en la parte superior de la primera tabla. Usa toallas si no tienes uno.

3. Protege la cola y la nariz

Por último, añade cualquier protección extra que quieras alrededor de la cola y la nariz de tu tabla. No olvides este paso, ya que estos puntos de tu tabla siempre estarán más expuestos, lo que significa que pueden dañarse más fácilmente. Para esto, de nuevo, puedes usar toallas y ropa, o también se puede usar un protector específico (protectores de nariz y cola). Estos suelen ser muy baratos.

¿Listo para tu nuevo viaje?

 

 

Compartir 

Surfcamps destacados